Operaciones de mantenimiento en equipos de cimentaciones especiales I

Con el post de hoy abrimos un el bloque dedicado a las operaciones de mantenimiento de nuestros equipos, que junto con nuestro personal, son los que dan de comer a las empresas del sector de las cimentaciones especiales. Maquinaría en buen estado y lustrosa es tan importante como personal contento y motivado.

En su momento se publicaron un par de post en relación a este asunto que creo que sería interesante que leyeses si te interesa el tema.

Si este tipo de máquinas resultan una novedad para el lector, aquí le dejo unos enlaces sobre este tipo de máquinas:

Si vemos el título del post, podemos saber ya dos cosas. La primera es que el tema va a estar dedicado a las intervenciones operativas que se deben realizar en los componentes de las máquinas. Obviamente podíamos liquidar el tema diciendo: “mire usted la recomendaciones que hace el Fabricante”, pero vamos a hacer un poco de didáctica e intentaremos transmitir las ideas fundamentales. La otra cosa que podemos saber es que lo vamos a ver por capítulos (en concreto en tres). Lo haremos así para no aburrir en exceso al lector ya que los componentes que vamos a ver son numerosos: motor térmico, circuito de combustible, sistema de refrigerante, cabrestantes, giro de cabina, etc. En el post de hoy veremos los tres:

MOTOR TÉRMICO

Operaciones de mantenimiento, Mantenimiento, grúas, aceite, gestión, averías

Aunque las operaciones de mantenimiento del motor están siempre definidas en el propio manual de mantenimiento del equipo, recordaremos aquí algunas consideraciones de tipo general:

  • La comprobación del nivel de aceite del motor se debe efectuar con la máquina nivelada y, como mínimo 5 minutos después de haber parado el motor, con el fin de que el aceite se deposite en el cárter.
  • El nivel del aceite debe estar situado entre las dos marcas de MAX. y MIN. No poner nunca más aceite de la marca “máximo” (esto podría acarrear inconvenientes en el motor).
  • El cambio de aceite debe hacerse con el aceite frío por dos motivos. Por un lado, evitar que se produzcan quemaduras en los operarios, y por otro, porque el aceite tibio presenta menor viscosidad y se puede retirar mejor.
  • El aceite retirado del motor es un residuo peligroso, por lo que se debe de planificar que su retirada se haga con las debidas precauciones para evitar derrames y que la retirada de la obra se realice a un vertedero autorizado.
  • A la hora de rellenar , cuidar especialmente que el aceite es el especificado en el manual de mantenimiento, tanto en calidad, cantidad como en viscosidad.
  • Durante el cambio de filtros, al retirar estos, poner un recipiente para proteger los posibles derrames. Proceder de la misma manera con el filtro retirado que en el caso del aceite, ya que también se trata de elementos contaminantes.
  • Hay que limpiar con esmero la superficie en que se va a apoyar el filtro y se debe lubricar con un poco de aceite el anillo de estanqueidad del filtro para que, durante las operaciones de roscado, no sufra arrastres o deformaciones que puedan dar origen a fugas posteriores.
  • El anticongelante empleado contiene productos antioxidantes por lo que debe ser usado durante todo el año.
  • Una vez colocados los filtro y apretados a mano, es necesario poner en marcha el motor hasta que los filtros se hayan rellenado. Después hay que volver a controlar el nivel de aceite y rellenar si es necesario.
  • Hay que poner especial cuidado para no dejar abierta o mal ajustada la tapa contra la lluvia de escape. Si entra agua por este punto puede originar daños importantes en el motor.
  • Muchos motores están dotados de filtros secos para el aire de admisión. Estos filtros deben limpiarse periódicamente. La frecuencia de esta limpieza depende de la cantidad de polvo medioambiental, sin embargo, a título orientativo podemos cifrarla entre 10 y 50 horas de trabajo. El manual de mantenimiento de cada equipo aportará el dato exacto.
  • Diariamente, al inicio del trabajo, es necesario proceder al control del nivel de combustible. Nunca terminar completamente el combustible del depósito para evitar la formación de condensación durante la parada nocturna. No mezclar con gasolina o alcohol, ya que la mezcla puede provocar explosiones.
  • Debe mantenerse la limpieza en los depósitos de gasoil, ya que el gasoil sucio puede deteriorar los circuitos, inyectores, etc.
  • El radiador y el ventilador deben ser limpiados frecuentemente, ya que la acumulación de polvo dificulta el intercambio de calor dificultando, por lo tanto, la función refrigeradora de estos elementos.
  • Controlar el apretamiento de la tornillería.

 

CIRCUITO DE COMBUSTIBLE

Operaciones de mantenimiento, Mantenimiento, grúas, aceite, gestión, averías

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Debemos atenernos a las indicaciones del manual de mantenimiento. No obstante y como norma general, se deben realizar las siguientes operaciones:

  • Purgar de agua de condensación el separador de agua.
  • Purgar de agua y sedimentos el depósito de combustible.
  • En caso de impurezas frecuentes en el sistema de combustible, vaciar por completo el depósito de combustible y limpiar con un producto de limpieza corriente en el mercado.
  • Obviamente, no fumar ni manipular con fuego mientras se trabaja en el circuito de combustible.
  • Repostar únicamente con el motor parado.
  • No dejar caer nunca combustible al suelo y utilizar siempre recipientes adecuados para su recogida.
  • Mantener el nivel de carburante al máximo posible, para evitar en lo posible una condensación. Lo ideal es repostar al acabar la jornada.
  • Des-airear el circuito de combustible cuando sea necesario después de cambios de filtros, limpieza del depósito, reparación en el circuito o vaciado del depósito.

 

SISTEMA REFRIGERANTE

Operaciones de mantenimiento, Mantenimiento, grúas, aceite, gestión, averías

 

 

 

 

 

 

 

Hay que rellenar el sistema refrigerante todo el año con un producto anticorrosivo-anticongelante apropiado (pincha aquí). La máquina sale de fábrica con un producto anticorrosivo-anticongelante que protege el circuito refrigerante hasta una temperatura de -37ºC (corresponde a un 50% volumen de producto anticorrosivo-anticongelante).

Destacamos algunas consideraciones de tipo general:

  • Controlar el nivel de líquido refrigerante sólo cuando el sistema se haya enfriado.
  • Evitar el contacto directo con los elementos conductores del líquido refrigerante, a la temperatura de servicio, el sistema refrigerante del motor está caliente y bajo presión.
  • Proceder al cambio de líquido refrigerante siempre con el motor diésel frío.
  • En caso de suciedad en el sistema, limpiar a fondo todo el sistema de refrigeración con un producto de limpieza corriente en el mercado.
  • Sólo es posible proteger al máximo el motor contra daños ocasionados por el polvo, si los filtros de aire seco se limpian o renuevan regularmente.

Hoy dejamos la descripción de las operaciones de mantenimiento en el sistema de refrigeración. En el futuro hablaremos de muchas más. Espero veros pronto de vuelta.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

Cargando…

También te puede interesar...

0 Comentarios

No hay comentarios todavía!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario