Cabrestantes en grúas

Con este post empezamos una serie de post dedicados a los cabrestantes, un elemento importantísimo en todas las especialidades. Podemos decir que no hay especialidad que se escape a su presencia: pantallas con cucharas, pilotes, columnas de grava, vibroflotación,…, es decir, cualquier trabajo que requiera el uso de una grúa sobre orugas con mástil de celosía. Es por ello que te ánimo a echarle un vistazo al post en el que le dábamos unas pinceladas a este tipo de maquinaria (pincha aquí).

Si no eres nuevo por el blog, tal vez recuerdes que ya tocamos un poco este tema hace tiempo (pincha aquí), pero fue de una manera muy somera y sin entrar en mucho detalle, objetivo que me gustaría alcanzar con este post y con los venideros.

Después de esta pequeña introducción, yo creo que podemos entrar en materia.

¿QUÉ SON LOS CABRESTANTES?

Un cabrestante (o más llanamente llamado “cable”, aunque no me termina de gustar esta denominación…) es una máquina, pero una máquina muy especial, y al igual que cualquier otra tiene que dar un alto rendimiento, durar mucho y soportar grandes esfuerzos. Es el encargado de transmitir la fuerza y movimiento desde los tambores de la grúa a la carga. Todo lo fiamos al buen estado de los cabrestantes. Pues bien, al igual que todas las máquinas, el cabrestante debe seleccionarse, manejarse y conservarse haciendo usos de los procedimientos, y porque no decirlo, del sentido común.

 

Básicamente, los cabrestantes están constituidos por:

  • Núcleo central o alma.
  • Cordones o torones, que a su vez están formados por alambres.

Las posibilidades de combinar la disposición de los alambres, los cordones y las almas son númerosas, por lo que es necesario recurrir a una nomenglatura que proporcione la designación específica para cada cabrestante ( más adelante la veremos).

¿CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DE LOS CABRESTANTES?

  • DIÁMETRO.

Es la circunferencia circunscrita a la sección del mismo. Se expresa en milímetros y debe ser medido en la forma que se indica en la figura siguiente.

cabrestantes, grúas, mantenimiento, averías

Cuando un cabrestante nuevo entra en servicio, los esfuerzos producen una ligera disminución del diámetro, acompañada de un aumento de longitud.

 

  • COMPOSICIÓN.

Combinando los alambres y los cordones se pueden obtener cabrestantes de diferentes composiciones. De esta composición dependen las propiedades de los cabrestantes. Así, los cabrestantes con alambres gruesos son muy resistentes al desgaste por rozamiento pero, en cambio, tienen una gran rigidez y no soportan bien la flexión. Por el contrario, los cabrestantes con alambres finos son muy flexibles pero poco resistentes al rozamiento y la corrosión.

El alma o núcleo de un cable es un soporte central con el tamaño y consistencia adecuados para ofrecer un apoyo firme a los cordones. El alma puede ser de naturaleza metálica, de fibra textil o de propileno.

La composición de un cabrestantes se expresa por una notación compuesta por tres cifras:

– La primera indica el número de cordones que conforman el cabrestante.

– La segunda nos informa del número de alambres que componen cada cordón.

– La tercera nos indica el número de almas textiles. Cuando el alma no es textil, sino metálica, la última cifra se sustituye por una notación entre paréntesis que indica la composición de dicha alma.

Ej: 6×19+1à Alma de textil

              6×19 + (7×7+0) à Alama metálica

 

Cuando los cordones del cabrestante están constituidos por otros cabrestantes, la segunda cifra se sustituye también por una notación, también entre paréntesis, que indica su composición.

Ej: 6x(6×7+1)+1

  • ARROLLAMIENTO.

 

Los alambres de los cordones se arrollan, en una o en varias capas, en forma de hélice alrededor de un alambre central. El paso del cordon es la longitud de una vuelta completa del alambre alrededor de su núcleo. A su vez, lo cordones se arrollan sobre el alma. El paso de hélice que describe un cordón es el paso del cable.

cabrestantes, grúas, mantenimiento, averías

Las distintas capas de alambres que forman los cordones tienen pasos diferentes.

Considerando los sentidos de arrollamiento de los alambres en el cordón y de los cordones en el alma del alma del cabrestante, se puede distinguir:

– Arrollamiento cruzado: Los cordones están arrollados en sentido contrario al de los alambres que lo conforman.

– Arrollamiento Lang: Los alambres en el cordón y los cordones en el alma están arrollados en el mismo sentido.

– Arrollamiento alternado: Presenta cordones alternativamente arrollados en el mismo sentido que el cabrestante y en sentido contrario.

En cada uno de estos arrollamientos el cabrestante puede estar torcido a la derecha (torsión derecha) o a la izquierda (torsión izquierda).

En la siguiente figura podemos ver algunos ejemplos de lo que hablamos:

cabrestantes, grúas, mantenimiento, averías

 

  • MATERIAL

Partiendo de un acero de distinta composición, según las características del cabrestante que se quiera obtener y después de varios tratamientos, mediante trefilado, se obtienen los alambres que van a constituir los cordones y, estos a su vez, los cabrestantes.

El trefilado consiste en una serie de pasos sucesivos de estirado en frío a través de hileras de carburo de tungsteno con un diámetro cada vez menor.

Los alambres así obtenidos tienen una resistencia de 180-200 kg/mm2.

Aunque ya lo vimos en su momento, podemos recordar lo que podría ser un buen ejemplo de denominación de un cabrestante.

cabrestantes, grúas, mantenimiento, averías

 

Por hoy lo vamos a dejar aquí. En el siguiente post de este bloque temático seguiremos profundizando en el tema y veremos los distintos tipos de cabrestantes que podemos encontrar en el mercado (normales, de igual paso, anti-giratorios, etc.) así como sus características técnicas. Muchas gracias por vuestro tiempo.

Cargando…

También te puede interesar...

0 Comentarios

No hay comentarios todavía!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario