Personal para una obra de pantallas con cuchara

Como muchos recordaréis, hablábamos hace ya bastante tiempo del staff de la obra, o lo que podríamos llamar el personal técnico y administrativo de la obra. En el post de hoy vamos a concretar un poco más, y nos vamos a fijar en los trabajadores especialistas que nos podemos encontrar en una obra de pantallas ejecutadas con cuchara. Lo que nos va a interesar aquí es más las funciones que realizan cada uno de ellos, que las relaciones laborales que puedan existir en la obra.

Supondremos que estamos en una empresa grande, y confían en nosotros para llevar a cabo una obra importante, con varios centenares de m.l. de muro pantalla a más de 30 m de profundidad, y con espesores superiores a 800mm.

Antes de empezar a listar los distintos puestos, quiero hacer notar que cada puesto lo ocupará una persona que tiene los conocimientos y las habilidades, lo que los anglosajones llamarían skills, adecuados para realizar la tarea. Esto no se adquiere de la noche a la mañana, por lo que si uno es especialista en un puesto, no lo puede ser también en otro. En este negocio, el que sirve para todo, en realidad no sirve para nada.

Dicho esto, empezamos

  • Mecánico.

Como es una obra grande, lo normal será tener uno de manera permanente en obra, por lo que habrá que proporcionarle los medios adecuados. Además de reparar las averías que pueden sobrevenir, será el encargado de velar porque se cumpla el plan de mantenimiento de la maquinaria. Mantendrá una relación fluida con los maquinistas (perforadores), gruistas y el encargado, con los que compartirá puntos de vista. Tiene línea directa con la base de maquinaria, ya que no olvidemos que las máquinas no son de la obra, y cualquier avería o modificación que se realice, se debe contar con su visto bueno del responsable de la base.

  • Soldador.

El escudero del mecánico. Estamos en una gran obra y el material puede sufrir mucho desgaste (mandíbulas, guías, juntas, trépanos), así que presencia suele estar justificada, sobre todo al inicio de la obra, cuando normalmente hay que hacer una puesta a punto del material. En ausencia del soldador, es el mecánico el que asume esas funciones.

jefe de obra, jerarquía, organización

 

  • Maquinista perforador.

jefe de obra, jerarquía, organización

 

O simplemente maquinista. Si hay alguien especialista, este es el maquinista. Sólo se baja de la misma para descansar, comer y hacer sus necesidades. Además de saber perforar bien se le pide que esté pendiente de que su máquina esté en perfectas condiciones y que se le haga el mantenimiento cuando toca (haya o no mecánico en obra). Asesorará al encargado sobre desplazamientos y emplazamientos de la máquina. Él es el que mejor sabe lo que puede o no puede hacer la máquina. Además de perforar, tendrá una presencia protagonista durante el montaje y el desmontaje de la máquina.

 

  • Ayudante de maquinista.

Va siempre con el maquinista para guiarle en los desplazamientos por la obra y los emplazamientos de la máquina, asegurarse que la línea de bentonita llega al batache, de que el área está protegida, tareas limpieza y mantenimiento, etc. El llegar ser maquinista, pasa sin remedio por pasar un tiempo siendo ayudante de maquinista.

 

  • Gruista.

Si tenemos más de una grúa auxiliar deberemos asignar a cada gruista su grúa. El gruista será el responsable del buen estado de su grúa, por lo que no es bueno que esta pase por distintas manos. No existe relación entre ser un buen/mal perforador y ser un buen/mal gruista. Un perforador debe de saber manejar la grúa con habilidad, pero el levantamiento de cargas es otra cosa bien distinta, y se requiere experiencia y habilidades especiales.

 

  • Ayudante de gruista.

Puede tener otras tareas asignadas, pero es bueno que la persona que guíe al gruista en sus desplazamientos y en los izados sea siempre la misma.

  • Plantista

jefe de obra, jerarquía, organización

 

La planta de lodos de bentonita será su dominio. Un buen plantista nunca sale de ahí.

Entre sus tareas están las de fabricar bentonita, estar pendiente del correcto desarenado, batear la bentonita, planificar balances de volúmenes de entrada y salida durante los hormigonados y la perforación, mantener la maquinaria y el material en buen estado (bombas, desarenador, tuberías,…), realizar los ensayos requeridos a la bentonita, etc. No es un puesto sencillo, y requiere de un operario con una inteligencia especial. Han salido más encargados de la planta de lodos que de la perforación. ¿Por qué? Porque desde la planta se ve todo…

 

  • Jefe de hormigonado.

jefe de obra, jerarquía, organización

 

Cuando se va a hormigonar el batache llega su momento.

Estará pendiente de todo el proceso, desde el principio hasta el final. En el momento que se conoce la hora que debe comenzar el hormigonado, debe asegurarse que la armadura está disponible, los amarres a realizar en la misma y el izado están planificados, la preparación de las juntas, de la tubería Tremie, los separadores, que la planta de bentonita tenga en cuenta los volúmenes que se van a mover de hormigón,…Normalmente el encargado le dejará que mantenga la relación con la planta de hormigón, y si la cosa se pone fea, ya entraría él, el jefe de producción,… Durante el hormigonado, es el capataz del tajo, moviendo a la gente y al gruista, y estando pendiente que el hormigón suba con debe de hacerlo. Si buscas quién es la mano derecha del encargado en la obra, esta persona es el jefe de hormigonado.

 

  • Ayudantes de hormigonado.

Auxiliaran al jefe de hormigonado en todas las tareas: preparación del tajo, movimiento de las juntas, izado de armaduras, preparación de hormigonado, tubería Tremie, limpieza final, etc.

 

No nombraremos aquí al personal encargado de la fabricación de las armaduras, ni de ejecución de murete guía o de la viga de atado, ya que son tareas que siempre son externalizadas, y se escapa un poco de lo que hoy aquí os quería contar.

Muchos pensareis que muchas de estas figuras pueden ser prescindibles, y que un mismo trabajador, o el mismo encargado, pueden realizar estas funciones, pero según mi opinión, esto es verdad con matices. Si la obra es de poca medición, o se esperan rendimientos reducidos, obviamente habrá que reducir el número de trabajadores; pero si estamos ante una obra de larga duración y/o con altos rendimientos, el especializar al personal trae bastantes ventajas:

  • Un trabajador al que se le asigna una determinada función, de alguna manera se le da un rango en la obra, se convierte en un eslabón de la cadena.
  • Conseguimos que realice su tarea de manera más segura y eficaz.
  • Adquiere habilidades para el futuro.
  • Se descarga de trabajo al encargado.

… en resumen mejora la productividad.

Por último, recordar que ninguno de los miembros del equipo es más importante que el otro. Cada uno tiene una función que es esencial para que el trabajo se realice de manera segura, y cumpliendo los máximos criterios de calidad y rentabilidad. Nuestra misión con jefe de obra es intentar tener a los mejores en cada puesto, y si no es así, que salgan de la obra siendo mejores profesionales de lo que eran.

Con este corolario lo dejamos por hoy. Espero que os haya resultado tan interesante como para mí ha sido el escribirlo.

Si te ha gustado, ya sabes, ¡comparte!

Muchas gracias por vuestro tiempo.

Cargando…

También te puede interesar...

1 Comentario

Deja un comentario